Dispares temáticas, dispares impresiones

23 06 2009

Hoy voy a hablar de tres películas vistas por mí en los últimos días, completamente distintas una de otra, tanto en forma, como en narración; y por supuesto, en satisfacción de resultado.

Comenzaré por la adaptación de la primera novela de la famosísima saga literaria Millenium, del sueco Stieg Larsson. La película, titulada como el primer libro (Los hombres que no amaban a las mujeres), es eminentemente un thriller sobre la investigación del Mickael Blomskit y la misteriosa y tremenda Lisbeth Salander sobre la sobrina del patriarca del imperio Vagner, desaparecida años atrás.

mille

Si no hubiese leído la novela, simplemente habría tenido la sensación de ver un thriller entretenido, bastante bien rodado, y con personajes peculiares e interesantes. Pero, como no es el caso, la película me causó una terrible decepción, ya que la adaptación no solamente ha obviado muchísimos detalles y circunstancias de los personajes y la trama, sino que ha introducido, de una manera fácil y malintencionada, unas pocas escenas en las que introduce datos y acontecimientos narrados en la segunda novela.

Además, aunque el personaje de Salander está bastante bien descrito y planteado (en gran parte, por un excelente trabajo expresivo y psicológico de la actriz que la encarna), el personaje de Blomskit se reescribe de una manera completamente superficial, cargándose sin piedad a uno de los pilares de la novela, en lo que a los protagonistas se refiere.

Aunque la película no está mal, referida a la novela me parece completamente fallida y superficial, ya que, aunque los libros de Larsson se hayan convertido en absolutos best sellers, la complicada trama investigadora, la profundidad y originalidad de los personajes; y la tensión que te contagia como lector, los hacen, bajo mi punto de vista, dignos de algo mejor que lo que ha realizado el director sueco Niels Arden Oplev.

El mismo día que vi esta película, me puse un DVD que me compró mi padre hace ya unas semanas, cuando vino de visita. La película en cuestión es Perros de Paja, del famoso director británico Sam Peckinpah. El film narra la vida de un astrofísico estadounidense que comienza a vivir en una pequeña población inglesa con su mujer. Huyendo de la violenta Norteamérica, el tranquilo y pacífico matemático se verá obligado a enfrentarse, cada vez más violentamente, a varios de sus vecinos para defender a  su esposa y su casa.

dog

Esta película, de bastante difícil visión para sensibilidades dentro de la media, es una notable visión artística de la violencia humana. La cámara de Peckinpah capta, minuto a minuto, como la tensión va en aumento, y la sobriedad del formato, unida a la espantosa y pesada niebla típica de las islas británicas, añaden aún más una tensión que no dejas de sentir hasta que comienzan los títulos de crédito.

Gracias a una magnífica dirección, sin tapujos ni decoraciones, y a un reparto brillante, capitaneado por el camaleónico y siempre maravilloso Dustin Hoffman, la película se torna como una creación artística necesaria para entender mejor el lado oscuro y más primitivo de la naturaleza humana.

Por último, ayer mismo pude ver una película difícil de catalogar, a la vez que difícil de olvidar. Se trata de Tres Monos, del director turco Nuri Bilge Ceylan. El film narra la historia de una familia que lucha por su propia estabilidad escondiendo y obviando verdades sabidas e intuidas por los tres miembros. El propio director explica la elección del título de la siguiente manera:

El título Tres Monos viene de la filosofía de Confucio, donde los tres monos tienen un significado positivo que representa la sabiduría: no oyen el mal, no lo ven ni hablan de él… Hoy en día, la metáfora de los tres monos se usa de forma peyorativa, para denunciar la hipocresía de las apariencias.

mon

El resultado es una película muy pausada, muy pendiente de los pensamientos y reacciones de los miembros de esta familia que pende de un hilo, pero que lucha en el silencio por resistir y permanecer unida. La cámara de Ceylan se concentra en ellos, difuminando los fondos de filmación con desaturaciones y cromas alterados. Las escenas parecen cuadros, con luces y sombras que te cautivan y te unen a los personajes con mayor intensidad y sensibilidad. La fotografía está cuidadísima y, en ocasiones, resulta mágica.

Nunca olvidaré la escena final, con el cielo turco nublándose poco a poco, y oscureciendo la azotea de ese edificio donde todo ocurre, o se evita. Salí de la sala con la sensación de haber visto algo único, de una calidad artística de alto nivel y compromiso.

Es increible como una película tan fantástica, y “galardonada con un premio al mejor director en el festival de Cannes del 2008”, pueda haber tardado tanto en llegar a nuestros cines; bueno, en el caso de Madrid, “al cine”; porque sólo la estrenó una sala en toda la ciudad.

Sinceramente, me siento afortunado de haber podido disfrutar de un cine tan interesante, tan estético y tan profundo a la vez.

Y a seguir buscando buenas películas… aunque sea consciente de que erraré de vez en cuando…





De pelis y libros

8 06 2009

Hace tiempo que no hablo de cine, ni de libros que voy leyendo, y hoy me apetece. La verdad es que no he visto películas que, en situaciones normales de mi vida, hubiera ido a visionar, como Los Abrazos Rotos, de Almodóvar; o Slumdog Millionaire, de Danny Boyle (como ya predije en anteriores posts).

Una que sí fui a ver fue Good, del desconocido para mí Vicente Amorim. El film, protagonizado por el conocidísimo actor Viggo Mortensen, trata sobre un profesor universitario alemán que, en pleno asentamiento del partido nazi en el país, escribe un libro en el que se fija la cúpula del partido para ciertos asuntos sociales y de visión ideológica.

goo

Sin contar nada más del argumento, diré que la película, aunque se estructure de manera bastante clásica, se introduce de manera bastante sutil y profunda en los cambios de vida, mentalidad y actitud de su protagonista; sin dejar nunca de reflejar la humanidad del mismo. Me pareció interesante apreciar como el poder establecido puede seducirte y hacerte cambiar, en parte o totalmente, tus convicciones y tu base moral y ética, casi sin darte cuenta (o sin querer darte cuenta, cada uno que lo juzgue a su manera).

La dirección, valiéndose de un guión que, sin ser excepcionalmente brillante, funciona casi todo el tiempo, es bastante elegante y deja el espacio necesario a los actores para el desarrollo de su trabajo. Mortensen, que lleva todo el peso del metraje, demuestra una calidad y solidez a la que, al menos a mí, empieza a acostumbrarme. Su naturalidad y profundidad da al personaje la suficiente humanidad como para llevarte de la mano ante sus decisiones, acciones, pensamientos y sentimientos.

Good no es un hito del séptimo arte, pero es lo suficientemente interesante como para verla.

Otra película que he visto últimamente es State of Play, de Kevin Macdonald. Este thriller de intriga periodístico-política, del que contar cualquier tipo de argumento sería dar demasiados detalles, empieza de una manera muy absorbente, pero luego todas las expectativas se desvanecen ante una continuación y resolución de la trama muy floja; para componer un buen rompecabezas no es suficiente con marearnos durante un rato, para luego finalizar de una forma esperable y, en muchos aspectos, sin sentido.

state

Creo que a nadie se le escapa el hecho de que no recomiendo esta película en absoluto, ni siquiera para un día de puro y banal entretenimiento. Seguro que hay varias películas que satisfacen mejor ese tipo de necesidades.

Ayer mismo vi una película que ya estuvo en los cines hace varios meses, y que yo vi en DVD. Se trata de Across the Universe, de la directora Julie Taymor. Este musical, cuya base argumental reside en una esquisita selección de canciones de The Beatles, cuenta la historia de unos chicos en los Estados Unidos de la Guerra de Vietnam, centrada en el romance entre un joven británico que viaja ilegalmente a la tierra de los yankis y una típica rubia estadounidense que intenta evadirse de recientes acontecimientos de su casi perfecta vida en el típico pueblo “ideal de la muerte” para blancos estadounidenses.

across

He de confesar que suelo ser muy reticente a ver películas musicales, pero esta película, aunque pude apreciar no es perfecta, me ha fascinado; sobre todo, por una cuidadísima y acertada dirección artística y una selección de actores muy clavada. Puede ser que mi disfrute habitual de temas de la banda de Liverpool haya influido en esta opinión, pero sólo puedo afirmar que disfruté cada minuto de la película. Seguro que hay varias escenas que tardaré mucho en olvidar, como la del reclutamiento de Max, simplemente original y brillante (y hasta aquí puedo leer…).

Aunque he tardado un tiempo considerable en leérmela, me ha encantado la segunda parte de la saga Millenium, del fallecido escritor Stieg Larsson. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina no pierde un ápice de la tensión y el afán por resolver misterios de la primera novela, y al seguir siendo el centro de la trama esa tremenda y complicada hacker llamada Lisbeth Salander, el disfrute está asegurado.

millen

Hace unos días que he empezado Crimen y Castigo, del aclamado escritor ruso Fiódor Dostoievski. He de confesar que nunca había leído a escritores rusos del XIX, tan bien considerados por la mayoría. Según las personas de las que me fío a nivel literario, esta historia de carácter psicológico es un buen comienzo, así que ya os contaré.

crime

Esto es lo que os puedo contar de lo que he ido viendo y leyendo últimamente. Siempre me siento exultante cada vez que busco la frase, la palabra correcta para expresar lo que una película o un libro me transmite. Espero seguir teniendo ese entusiasmo, y que mis neuronas me sigan permitiendo expresarlo en este cerebro.