Individuos insensibles y violentos

28 09 2008

Ayer vi una película que me dejó un poco impactado, ya que el temita tiene narices. Esta vez no voy a decir que peli es, ya que parte de lo que quiero contar tiene que ver con el final, por lo que no quiero estropearle a nadie el film.

Total, que esa película me hizo reflexionar sobre la facilidad con que las nuevas generaciones expresan su parte más violenta, que normalmente está unida a un grado tremendo de frialdad e insensibilidad. Pero no me extraña, ya que estamos sumergidos en una sociedad de medios en la que nos intentan entrenar para convertirnos en individuos insensibles.

Hoy en día, apenas nadie se asusta o se siente muy perjudicado cuando ve, en las noticias, como una rebelión mata a personas en una ciudad de algún país de Oriente Próximo; o no se espantan demasiado cuando ven a niños malnutridos en países africanos. Los medios, en gran medida, nos han acostumbrado a ese tipo de imágenes; y el cine, o parte de él, ha hecho lo mismo con respecto a la sangre, los disparos a quemarropa y demás lindeces.

En consecuencia, las nuevas generaciones están insensibilizadas, entendiendo como “sensibilidad” en este caso la capacidad de una persona para reaccionar ante una imagen violenta y, a medida que madura, ser capaz de reflexionar sobre la misma hasta el punto de que, entendiendo la barbaridad que acaba de ver, comprenda el contexto, tanto de la imagen en sí misma como de su posición ante la misma.

Si un chaval de 12 o 14 años estuviera leyendo este post ahora podría, fácilmente, preguntarme: ¿reflexionar? ¿reflexionar sobre que? Y así vamos. Ejemplos como la masacre del instituto Columbine, en Estados Unidos, nos avisan de que la violencia expresada de manera beligerante e inconsciente será cada vez más habitual en los jóvenes.

Yo no soy padre, pero creo que los padres o tutores son los mayores responsables de todo esto, ya que la television, el mundo consumista y competitivo están ahí, pero esos padres también deben estar ahí para mediar y controlar lo que los menores ven, o al menos hacer que razonen lo que experimentan a nivel visual.

¿Es algo de otro planeta lo que estoy diciendo? Yo creo que no…

Una vez terminado el post, veo que no he contado casi nada de la película, así que os diré que se trata de “El Rey de la Montaña”, de Gonzalo López-Gallego. Es muy interesante e intigrante, así que os la recomiendo.

Anuncios




Ciencia y tecnología

22 09 2008

Leyendo la magnífica recopilación de artículos y charlas de Umberto Eco titulada “A Paso de Cangrejo”, me encontré con una visión muy acertada de la relación actual entre la ciencia y los medios de comunicación:

Los medios de comunicación de masas a menudo acusan a la ciencia de ser responsable del orgullo luciferino con que la humanidad avanza hacia su posible destrucción, y al hacer esto confunden evidentemente la ciencia con la tecnología. No es la ciencia la responsable del armamento atómico, del agujero en la capa de ozono, del deshielo, etc.; en todo caso, la ciencia todavía es capaz de advertirnos de los riesgos que corremos cuando, utilizando tal vez sus principios, nos dedicamos a crear tecnologías irresponsables.

En efecto, aunque la tecnología se vale de la ciencia, no es ciencia propiamente dicha. La ciencia es fruto de la curiosidad, como lo es la filosofía y, en general, cualquier fruto intelectual de las inquietudes humanas. Esta curiosidad natural desemboca en observación, análisis sistematizado, pruebas y razonamiento, obteniéndose el conocimiento científico.

La tecnología, sin embargo, abarca todas las habilidades desarrolladas por la humanidad para producir objetos y máquinas que mejoren y satisfagan las necesidades de cada tiempo histórico. Es decir, la tecnología es la acción física y real que hacemos para crear el mundo en el que vivimos, valiéndonos del planeta.

Pero claro, es mucho más sencillo para un periodista medio decir que el aumento de dióxido de carbono en la atmósfera es el resultado de la investigación científica, y no de las refinerías de petróleo, del humo de los transportes… La prensa, a nivel científico, no suele siquiera acercarse a la realidad; es por ello que la mayoría de las personas que realmente desean estar enterados de las investigaciones, sean de una rama u otra, acuden a las revistas especializadas y se esfuerzan por entender artículos científicos o semicientíficos.

Evidentemente, no hay que olvidar que considerar la ciencia como el saber supremo es un error, ya que las pruebas y metodologías aplicadas en la investigación son realizadas según unos parámetros que, en infinidad de ocasiones, no se acercan ni por asomo a la realidad. Pero resulta que la realidad es tan infinitamente compleja que no puede analizarse directamente.

Todas las ramas científicas no son más que simplificaciones de lo que existe, ya que la física no es o está separada de la biología, sino que ambas suponen miradas de distinta índole a una misma cosa: todo lo que nos rodea, incluido nosostros.

¿Será capaz la tecnología de frenar su evolución y progreso si la ciencia demuestra que, de no hacerlo, nos condenaríamos a la autodestrucción? El tiempo lo dirá…