Los preciados calvitos dorados

7 03 2010

Dentro de unas horas, la famosa Academia de Hollywood entregará sus galardones anuales: los Oscars. Como siempre, no podré ver la gala, además de por no tener el Plus, por tener que levantarme mañana por la mañana, como cada trabajador medio que se precie.

Lo que sí me apetece, como hice en pasadas ocasiones, es tirarme a la piscina y exponer mi propia apuesta por la resolución de esta madrugada. Para ambientarme, llevo como unos diez minutos escuchando, y disfrutando, de una banda sonora ganadora de un Oscar: Atonement, compuesta por Dario Marianelli. Por tanto, creo que estoy listo…

De hecho, y para que quede más oficial, rellenaré la quiniela de la web AwardsDaily.com a la vez que voy escribiendo y razonando mis apuestas. De esta forma, todo quedará más “friki-Oscars”, ¿verdad?

Comenzaré por las categorías más importantes, ya que son las de apuesta más razonable; ya veréis que mis razonamientos en categorías como Corto Documental o Efectos de Sonido distan mucho de ser consistentes.

La Mejor Película para la Academia creo con sinceridad que va a ser The Hurt Locker (En Tierra Hostil). Es muy difícil para mí compararla con la otra gran favorita, Avatar, ya que son películas en extremo diferentes. Pero The Hurt Locker, además de que personalmente la disfruté muchísimo más, es algo más que un entretenimiento bien hecho, que sería mi forma de calificar Avatar; es una película moderna, innovadora, con una factura técnica prácticamente perfecta, un guión bien estructurado, profundo y ejecutado de manera brillante… Avatar es el resultado de una tecnología visual muy avanzada, muy bella visualmente, pero siento decir que muy pobre como historia narrativa “new age”.

El resto de películas nominadas en la categoría madre, que por primera vez suman hasta diez las candidatas, son todas buenas películas, pero ninguna de ellas parece tener un lugar de favoritismo comparable a las dos anteriores; ni siquiera Inglorious Basterds, aclamada nueva obra de Tarantino que aún no he visto, pero que veré en cuanto sea posible.

El Mejor Actor de este año espero que sea Jeff Bridges, siendo favorito no sólo por su, por lo visto, papelazo en Crazy Heart, sino porque es un actor maravilloso, de carrera larga y fructífera, que merece el reconocimiento de la Academia a la voz de ya. Según muchos críticos, Colin Firth realiza un trabajo maravilloso en A Single Man, pero yo sigo apostando por Mr. Bridges de todas formas.

El Oscar a la Mejor Actriz me tiene un poco alterado, ya que parece que una de las actrices que peores papeles ha escogido en los últimos años, Sandra Bullock, es la favorita para ganarlo. No he visto la película por la cual está nominada, pero soy reticente a apostar por ella, por lo que me decanto por una joven promesa que ha sorprendido a la crítica internacional: Carey Mulligan, por su papel en An Education (ganadora del BAFTA de este año).

Mis apuestas en los papeles secundarios no tienen mucho mérito, ya que Christoph Waltz y Mo’Nique han ganado todo lo ganable, y sería casi para suicidarse que unos favoritos tan claros no se llevasen el premio.

La categoría de Mejor Dirección puede hacer historia esta madrugada, ya que la directora de The Hurt Locker, Kathryn Bigelow, es la clara favorita para convertirse en la primera directora de cine en ganar un Oscar a la Mejor Dirección del añó. Si así ocurriese, estaría más que merecido, ya que si en algo es excelente esta película es en la dirección. Esa es mi apuesta, pero no creo que esté tan claro, ya que los cinco directores nominados (Tarantino, Cameron, Daniels y Reitman) han realizado trabajos muy buenos este año.

En cuanto a los guiones, considero el libreto de Up in the Air como futuro ganador en el Mejor Guión Adaptado; y, sin haberla visto, huelo como Mejor Guión Original a Tarantino y su Inglorious Basterds. Son apuestas un tanto débiles, ya que parece haber otros favoritos, pero son mis apuestas definitivas.

Todo el resto de categorías la escribiré en modo lista, y comentaré algo al final:

Mejor Película de Animación: Up (sin ninguna duda)

Mejor Película de Habla no Inglesa: La cinta blanca (cuidado con Un Prophète, pero creo que la cinta de Haneke es la mejor de las cinco nominadas)

Mejor Banda Sonora: Up, de Michael Giacchino (me pareció bellísima)

Mejor Canción Original: una de las dos de Tiana y el Sapo

Mejor Fotografía: La cinta blanca (al haber ganado el premio de la asociación de directores de fotografía estadounidense, puede ganar y debe ganar)

Mejor Vestuario: The Young Victoria

Mejor Dirección Artística: Avatar

Mejor Maquillaje: The Young Victoria

Mejor Sonido y Efectos de Sonido: The Hurt Locker

Mejor Edición: no sé por cual decantarme, esa es la verdad…

Mejores Efectos Especiales: Avatar

Quedan categorías, pero no tengo datos ni conocimiento suficiente para apostar. Le deseo mucha suerte al corto de animación español nominado este año, La Dama y la Muerte, que me parece muy bien hecho y divertido.

Como podéis ver, mis apuestas van muy encaminadas a The Hurt Locker, ya que me ha parecido la película, dentro del círculo de crítica y premios estadounidenses, más sorprendente en cuanto a propuesta, a calidad artística y técnica, y a interés cinematográfico.

Ya veremos en cuántas acierto. ¡Hasta pronto!





El hielo es atractivo

27 01 2010

Llevaba unos meses esperando ver la última película de un director difícil de asimilar, pero hasta ahora muy brillante. Me refiero a Das weisse band (La cinta blanca), del austriaco Michael Haneke.

Basándome en las películas que visioné en su momento, pertenecientes a su filmografía, puedo afirmar que me ocurre algo bastante sorprendente con este cineasta. Su forma de narrar es fría, gélida, punzante; a la vez que de una coherencia y visión crítica del ser humano, de la sociedad, intachable y efectiva. Seguramente, esta combinación tan especial es la que ha creado una atracción absoluta hacia su cine por mi parte, ya que no es fácil para un ser completamente expresivo y visceral como yo verse seducido tan magnéticamente a planteamientos cinematográficos tan difíciles de digerir, tan punzantes, tan faltos de zonas recreativas para la sensibilidad.

Pues bien, La cinta blanca vuelve a mostrar un planteamiento frío y distante de lo que podría definirse como “intento de atisbar posibles gérmenes de las personas que formaron ese horror político, social, humano… perdón, inhumano denominado Alemania Nazi”.

Con este film, Haneke confirma el dominio narrativo y técnico de su propio ejercicio de estilo, con una madurez formal muy impresionante. El uso del espacio, de la cámara, con ese blanco y negro de fotografía brillante; el trabajo de guión y de actores tan intenso y efectivo… todo enfocado hacia la creación de una película que no olvidas, que no te deja indiferente, que disfrutas… no de la forma habitual, sino a la “Haneke’s way”, única y original.

Si hay algo que adoro de mi sincera y cada vez mayor afición al cine es la sensación que me queda cuando, ya pasadas algunas horas, sigues teniendo planos, rostros, luces reflejadas en espigas de trigo, expresiones de profunda decepción y violencia… como si siguieses sentado en la butaca. Y las ideas que te surgen, que te planteas, al ver un buen film, con intencionalidad crítico-artística, con interesantes visiones personales y propuestas de repercusiones éticas e históricas (en este caso)… son abonos para las neuronas, la sensibilidad personal y la vida, en general y en particular; ahora, mañana y siempre.

Finalmente, os dejo mi última reflexión sobre este film, y del día de hoy: no es necesario ver la nieve posada en la montaña, en un parque, o en una ciudad, para saber que el hielo es atractivo.