Mini-experiencia de consumo caótico

8 12 2009

Debido a lo limitada que ha estado siempre mi cuenta corriente (desde que dispongo de ella), mi forma de comprar fuera de las necesidades básicas ha seguido un orden más que planificado. Desde que he empezado a trabajar, las cosas no han cambiado mucho, ya que mi sueldo actual sigue ajustándose más a estas limitaciones consumistas que al despilfarro.

Sin embargo, ayer pude vivir una pequeña salida de tono en este aspecto. Fui con un amiga a comprar ropa en un centro “outlet”, de esos donde las franquicias que imperan en los centros de todas las ciudades de España venden la ropa fuera de temporada y las “taras” (algunas no sé ni cómo se atreven a intentar venderlas…). Llegamos a medio día, con idea de almorzar allí, cuando nos encontramos con miles de familias hambrientas que también habían pensado en comer allí. Tuvimos paciencia y, finalmente, pudimos almorzar.

Mientras lo hacíamos, yo pensaba en lo poco creativa y ciega que es la gente pasando un día de puente en una zona comercial de la periferia. Por la mañana, las compras; luego, almorzar; algunos se quedarán, más tarde, con sus hijos para ver alguna peli terriblemente comercial y absurda. Sentí lástima por ellos, sin caer en la cuenta de que pronto me convertiría en uno más de la multitud…

Total, que ya terminamos el almuerzo y nos fuimos a las tiendas. Para empezar, nos separamos, lo cual era el principio del fin. No recordaba el estrés que se puede llegar a sentir a la hora de decidir cual es la mejor compra, decisión en la que hay que tener en cuenta tres ideas básicas: la primera, que la ropa sea barata, baratísima, ya que en caso contrario no sentirás que has realizado una buena adquisición; luego está el hecho fundamental de que todo lo que te compres te quede absolutamente genial; y, finalmente, has de tener la absoluta seguridad de que lo que te vas a comprar lo vas a usar, ya que hay pocas cosas que deteste más que comprarme algo que no me sirve, o que no voy a usar ni de broma.

Empecé muy bien, buscando las tres cosas que quería comprar: una camisa, un gorro de lana (o gorra de invierno) y una bufanda que me gustasen. Toda la culpa de la desviación fuera de estos objetivos fue de los jerseys de punto de una de las tiendas, ya que eran exactamente iguales a uno que me compré el invierno pasado, y que encogí como un memo en la lavadora hace unos meses. Tenía, ante mis ojos, la oportunidad de volver a tener ese jersey, y encima, de elegirlo de otro color. Y fue el principio del delirio consumista…

Luego, vi una camisa-sudadera a cuadros con gorro que me pareció en extremo cómica, teniendo en cuenta lo que suelo ponerme. La cogí y me dije: para cuando tenga que disfrazarme, socialmente hablando claro… Recordé lo de la camisa, pero no vi ninguna que me satisficiera, así que pagué y cambié de tienda.

En la siguiente tienda, lo que experimenté fue puro estrés, ya que me encontré con una ropa genial a un precio increíblemente bueno. Estuve como quince minutos en el probador con seis o siete prendas, entre pantalones, camisetas y la gran estrella: una chaqueta marrón con un gorro, tipo sudadera, ¡que podía dejarse o quitarse! Me pareció absolutamente fascinante en ese momento de emoción estética.

Total, que acabó mi consumo empedernido en esa tienda, y volví a la realidad. Bueno, eso pensaba, hasta que llegué a casa, que es el momento en el que uno mira, a la luz de su habitación, todo lo que ha comprado en un día de absoluto agotamiento comercial. Repasando número de prendas y dinero gastado, me sentí orgulloso (¡no te lo pierdas!) de haber sido capaz de realizar semejante compra. Vamos, como Fernando cuando conquistó Granada…

Y hasta hoy no he caído en que aquel chico que miraba a las familias mientras almorzaba, que se apenaba por la manera de “disfrutar” de la gente, teniendo una ciudad como Madrid a dos pasos… ese chico dejó de serlo hasta, al menos, un par de horas después de llegar a casa con las compras. Durante las horas entre uno y otro instante apareció en escena un consumista ciego como cualquier otro; como esos que no pueden soportar tener un móvil más de tres o cuatro meses, sabiendo las novedades del sector.

Seguramente, y como buen andaluz, estoy más que exagerando. Al fin y al cabo, no me gasté mi sueldo en ropa, ni compré artículos por comprar. Realmente, me gusta lo que adquirí, pero mi sensibilidad cambió por unas horas, y ahora soy capaz de verlo.

Mi pequeña, mínima, puntual experiencia comercial de ayer me demuestra que es fácil criticar la actitud y acción de los demás. Lo difícil es reconocer que tú puedes convertirte en cualquiera de ellos, en cualquier momento…





Narración sobre un lunes

15 06 2009

Después de un fin de semana de cierto descontrol, una nueva semana dio comienzo. Definir de qué manera fue este lunes es algo complicado, así que me limitaré a narrarlo según mi percepción actual.

Para empezar, me levanté algo más temprano con la idea de llegar a las 8:30 y, así, finalizar lo antes posible lo que dejé a medias el viernes. Pero a veces olvido que vivo en Madrid, donde muy de vez en cuando te plantan una obra en cualquier punto de la calle por donde pasa el autobús que ha de llevarte al metro. De esta manera, me levanté antes para nada, ya que llegué a las 9:00 como siempre.

Pues nada, llego y retomo lo que dejé el viernes, para terminarlo lo antes posible. ¡Qué inocente! También olvidé que, cuando uno cree que tiene todo el tiempo y la atención del mundo para hacer una cosa, van y te mandan otras tareas paralelas, por lo que el tiempo se divide en las mismas. Así, lo que iba a hacer en hora y media pasa a ocuparme la práctica totalidad de la mañana.

Pero vamos, yo no soy de los que se estresan con facilidad, así que cuando hice mi primera tarea paralela, dejé la principal en marcha y me fui con mis vecinos, hasta hoy, de laboratorio, a tomar un cafelito. Con “vecinos” me refiero a un grupo de Inmunología que ha tenido que trabajar en un laboratorio provisional hasta que, después de todo un parto (9 meses), han finalizado la reforma del suyo propio.

Como siempre, eché unas risas con ellos, aunque me digan rayadas mentales como que mi forma de hablar les recuerda a la de Garfield. Cuando escuché esto, me quedé pasmado, ya que no sólo me han comparado con un dibujo animado, sino que no es la primera vez que alguien me asocia a este gato tan famoso. ¿Tendría que empezar a replantearme la absurda idea de que hablo como un personaje de comic, dibujos animados o lo que sea?

Total, que el break para tomar café llegó a su fin. Me dispuse, entonces, a continuar con mi tarea principal, cuando me llaman de Anatomía para otra tarea apasionante, en nada relacionada con el trabajo experimental. Se trató de ayudar a vaciar un antiguo laboratorio del departamento, para que en los próximos días se lleven los muebles antiguos, lo pinten y remodelen; para, finalmente, convertirse el laboratorio del grupo de cáncer (es decir, el mio).

Total, otra media hora perdida en mover trastos viejos, que no sirven para nada, pero que no se quieren tirar; así que, ascensor con carritos llenos de reliquias inútiles hacia el almacén, y de vuelta para recoger más cosas. Aprendí mucho de esta experiencia, creerme…

Tras esto, volví a retomar mi actividad inicial, hasta que pude terminarla, aunque eso conllevara el atraso de una reunión improvisada de uno de mis jefes con mi compañera y conmigo. Tras la reunión, nos fuimos a comer hambrientos, ya que soprepasamos una hora el momento en el cual solemos ir a almorzar.

En la comida, compañeros de otros grupos y yo hablamos del fin de semana, de ligues pasados, presentes y futuros; y demás temas contrarios al análisis y experimentación científica, ya que el almuerzo supone una total desconexión, por lo que la discusión sobre trabajo quedó relegada a otro momento.

Acabó el almuerzo y, tras repetir una parte de mi tarea principal para reafirmar unos datos, me dirijí al cuarto donde llevo dos o tres semanas cultivando y conservando células en cultivo. Y cual es mi terrible sorpresa que las células están contaminadas. ¡No me lo podía creer! Llamé a mi compañera para que confirmara mi sospecha, y efectivamente; no tuvo ni que mirarlas por el microspcopio.

Ahora, cuando mañana mis jefes se enteren, empezaremos a cavilar, a ver qué cosas han podido pasar. Teniendo en cuenta que tanto la cabina de cultivos como la estufa no son nuestras, y sólo llevamos su control desde hace menos de un mes, las posibilidades se multiplican exponencialmente.

Sea cual sea la causa, resulta un poco angustioso realizar el mismo protocolo de mantenimiento, con las mismas recetas de medios de cultivo, en las mismas condiciones; para que, al final, se vaya todo al garete.

Pero bueno, ya mañana decidiremos qué hacer, y no vale la pena que gaste mas neuronas por hoy en estas cosas. Ahora sólo tengo que leerme un paper que mi compañera expondrá en la próxima reunión del grupo, así que me tumbaré en mi sofá, pondré el aire acondicionado un ratito y me le leeré el artículo con toda la tranquilidad y atención posible.

¿Cómo ha sido, entonces, mi lunes? ¿Este punto de partida de los próximos siete días? Pues no sé qué decirte. Ha habido de todo. Y mañana, mucho más…