¡Por fin puedo escribir!

8 03 2009

Yo que pensaba que era el único blogger de wordpress que no podía, desde hace varios días, acceder a su blog. Menos mal que he contactado con Salva, y además de confirmarme que no era el único, sino que hay un problema general en wordpress; me ha chivado una manera de poder entrar. Salva, eres un crack, gracias una vez más.

Bueno, esta semana ha estado repleta de salidas a almorzar y cenar, mucho ocio y demás. Entre visitas y cumpleaños, he estado de aquí para allá, lo cual se agradece de vez en cuando.

Lo del contrato para empezar el proyecto de investigación se ha complicado un poco, cómo no. Al final, voy a empezar cobrando un bruto bastante ridículo, que me da para poco más que pagar el alquiler, las facturas y la comida diaria. Pero no hay mal que por bien no venga; estamos en crisis, y voy a tener la suerte de poder comenzar una carrera profesional en la investigación pública, algo que hace relativamente poco tiempo no hubiera esperado que ocurriera.

Esta semana no he ido al cine, algo bastante raro en mí. Espero ir pronto a ver Slumdog Millionaire, de Danny Boyle, ya que tengo curiosidad por comprobar si realmente tanta repercusión mediática tiene alguna razón de ser.

Espero que la próxima vez que escriba, ya se hayan resuelto los problemas técnicos de wordpress.

¡Hasta pronto!





Final marcado por un buen número

2 03 2009

Acabo de tener uno de esos momentos que, si mi memoria no me juega una mala pasada, nunca olvidaré.

Me encuentro en plena asimilación de una película que acabo de ver. Mi primer pensamiento al finalizar su visionado ha sido la autocuestión de cómo es posible que no la haya visto con anterioridad, siendo tan conocida y habiéndola tenido en mis manos en innumerables ocasiones. La única respuesta que se me ocurre es que tenía que llegar a este momento, a este microperíodo de mi limitada existencia, para verla.

La peli en cuestión es Trainspotting, de Danny Boyle. En la actualidad, este director está de frenética y mediática actualidad debido al éxito de su acercamiento a la realidad hindú con Slumdog Millionaire. No la he visto aún, pero tengo la absoluta certeza de que será difícil superar a este fenómeno cultural, en forma de séptimo arte, que acabo de presenciar.

trainspotting1

Trainspotting es, ante todo, cine moderno; cine urbano de verdad. No realidad dramatizada, ni comedia fácil. Es una personalísima visión sobre la drogadicción y el contexto cultural de las personas implicadas en la misma. Se disfruta cada plano, cada frase, cada escena. Es un espectáculo que nadie debería perderse.

Hay personas que piensan que el cine está condenado a la extinción. Películas como ésta demuestran lo opuesto. Siempre que haya un sólo productor que se arriesgue a meterse en proyectos como éste, el cine recuperará una y otra vez el lugar que le corresponde en el arte y la cultura del mundo.

Como me ocurre cuando me gusta mucho una película, abro el blog y me pongo a escribir, a ver qué sale. Pero antes de clickear en “nueva entrada”, he echado un vistazo a las estadísticas de este cerebro y, cual ha sido mi sorpresa, he descubierto un número muy peculiar de visitas: ¡1.111!

Oficialmente, el día que vi Trainspotting, El Cerebro de Mapki alcanzó la inolvidable cifra de 1.111 visitas. Un momento tan atípico no puede olvidarse tan fácilmente, ¿no creéis?