“K”, un corto premiado

6 12 2008

En Sevilla, ciudad donde viví 5 años de mi vida durante mis estudios, conocí a algunas personas importantes. No solamente por mi amistad con ellas, sino porque realmente son personas únicas, por lo que su paso por mi vida perdura, y perdurará siempre.

Una de ellas es, como yo, amante del cine; aunque, a estas alturas del partido, ya me ha dejado muy atrás. Pertenece al Aula de Cine de la Facultad de Arquitectura, allí en la Universidad de Sevilla; aula en la que pude participar durante un breve periodo de tiempo, cuando aún era un pequeño proyecto.

Este aula, autodenominada CinETSAS, ha grabado un cortometraje que ha sido premiado con el I Premio de Cine de la Universidad de Sevilla, en la categoría de Ficción.

El corto se llama “K” y me ha sorprendido verlo, así que este post es, en realidad, una excusa para que lo veáis y saquéis vuestras propias conclusiones.

cine3

Mi más sincera enhorabuena a CinETSAS por haber creado algo que, recursos aparte, es cine; no tengo la menor duda.

Especialmente, me alegro mucho por ti Cozuk. Espero que tu camino continúe hacia tu pasión, y éste haya sido un primer peldaño.

¡Que disfruteis del corto!





Sala frente a sala

14 09 2008

Ayer estuve viendo un pase especial del Cine Doré, con motivo de “La Noche En Blanco” de Madrid. Proyectaron una película que el festival de Cannes, cuando cumplió 60 años, realizó como proyección especial. La película se llama “Chacun son cinéma” y se compone de más de 30 cortometrajes de diferentes directores del mundo, tales como Lars Von Trier, los hermanos Dardenne, Angelopoulos, Lynch… Todos los cortos tienen una temática común: la sala de cine. En todos sale una sala de cine, pero se cuenta y se ve algo distinto.

Evidentemente, siempre hay cortos que te gustan más y otros que menos, pero la idea me parece muy interesante, ya que es en las salas de cine donde se hace grande el séptimo arte. Mientras veía la película, era como si perteneciera a una pantalla de una sala de cine y estuviera viendo lo que ocurre en la sala que estoy viendo. Fue bastante mágico, y la mayoría de los cortos tenían mucha calidad.

Cuando terminé de verla, recordé la relación de tantos años que llevo con el cine. Cuando te aficionas tanto a algo, se convierte en un compañero de viaje, y momentos de tu vida cruciales van de la mano, en muchas ocasiones, de películas.

Aunque el arte cinematográfico sea ficción, tiene siempre mucho sentido humano, ya que lo realizan artistas con motivaciones, con cosas que decir (me refiero, por supuesto, a las películas de verdad, no a los “taquillazos comepalomitas”). Por ello, es muy fácil dejarte llevar por la gran pantalla, por los actores, por el camino que te marca la dirección, por la música (en ocasiones, un personaje más)…

Espero que nunca desaparezca el cine; o, al menos, que si lo hace sea con todo lo demás, porque sería mucho más complicado vivir el día a día y ser feliz.