Continuación de ciclo satisfactoria

21 03 2009

Ayer salí muy contento de la película que vi, dentro del ciclo de cine de Hong Kong que comenté en el anterior post. Pero claro, teniendo en cuenta que hoy la proyección la he visto en la Filmoteca Española, y no en la sede de la Casa Asia, pues tenía muchas expectativas de que todo fuera bien.

Además, la película es muy recomendable. Se llama Eighteen Springs, y la dirige la directora Ann Hui. Según la información del ciclo, esta directora, poco conocida en España, es una de las más representativas de la Nueva Ola del cine de Hong Kong, el cual eclosionó a finales de los años 70.

spr1

La película es un drama, centrado en una bellísima historia de amor. La historia narrada se ambienta en el Shanghai de los años 30. El destino de los protagonistas y los prejuicios sociales de la época suponen el hilo conductor de la historia.

La directora trabaja de una forma muy estilizada y paciente, dando mucho peso al trabajo de los actores, la mayoría de ellos muy convincentes. La dirección artística y la fotografía son bastante buenas, y la música, aunque poco original, es muy funcional.

Hubo un detalle que me descolocó un poco al principio, y es que la copia de la película traía dos subtítulos: uno en mandarín (supongo) y otro en inglés. Entonces, la Filmoteca añadió debajo un subtítulo en español. Por tanto, vimos la película con tres subtítulos diferentes; pero bueno, de vez en cuando miraba sólo el subtítulo en inglés para ver si no me perdía, así que pude recordar mi conocimiento de este idioma. Hay que ser positivo en todas las situaciones posibles.

No sé si tendreis oportunidad de verla algún día, pero si os la encontrais en algún momento, os la recomiendo. Me recordó mucho a Deseo, Peligro, de Ang Lee; aunque ésta última me parece mucho más lograda.

Espero poder ver algunas pelis mas de este ciclo. Parece que Hong Kong tiene cosas interesantes que contar en la gran pantalla…





Comienzo de ciclo desastroso

19 03 2009

En la Casa Asia, en Madrid, ha comenzado un ciclo de cine con películas producidas en Hong Kong. Empezó el lunes, y he visionado dos películas; pero las proyecciones no han podido ser más cutres.

El lunes pasado vi la película Whispers and Moans, del director Herman Yau. Además de que la película me resultó bastante floja, ocurrió que, en mitad de la proyección, encendieron varias luces sin razón aparente, y la mantuvieron así durante más de un cuarto de hora. ¿Alguien me puede explicar qué sentido tiene esto?

El miércoles, ayer, vi un film algo mejor, The Detective, de Oxide Pang Chun. La película, en general, es entretenida, con algunas escenas bastante bien hechas, que te adentraban bastante bien en momentos de cierto suspense, dentro de la investigación que se narraba. Pero su proyección fue un absoluto desastre.

detect

En primer lugar, la calidad de la película era terrible; el sonido era comparable al de un portátil y la imagen era propia de una película bajada de Internet. Teniendo en cuenta que el ciclo está patrocinado por el Hong Kong Economic and Trade Office de Bruselas, creo que podrían haber traído una copia mejor de la película, la verdad.

Pero no todo quedó ahí. Cuando la película rozaba la hora de duración (más o menos, la mitad del total), el DVD, CD o el formato que fuera se quedó bloqueado, y tardaron más de diez minutos en solucionarlo más o menos. Y digo “más o menos” porque, ya al final del film, el visionado se convirtió en un pase de imágenes a cámara lenta y sin sonido, frente a lo cual empecé a reírme por no llorar, la verdad. Por supuesto, decidimos mi amiga y yo irnos sin terminar de ver un final que, es estas condiciones, había que “adivinar” más que “ver”.

Espero que las películas que, de este mismo ciclo, se proyectan en la Filmoteca Española (Cine Doré) en los próximos días cumplan con los requisitos esperados, ya que espero ver algunas y no me gustaría tener que volver a irme de nuevo de la sala.