Cansado para escribir

7 05 2009

working





Pérdida de costumbres

25 04 2009

Ya llevo dos semanas cumpliendo mi nuevo horario laboral, y siento que he abandonado una de mis mejores costumbres: ir al cine entre semana. Antes, siempre iba un día entre semana, sólo o acompañado, a ver alguna peli que me interesara, en V.O.S por supuesto, y tempranito. Podría haber seguido haciéndolo, pero es que llego lo suficientemente cansado a casa como para tirarme al sofá y no hacer nada, salvo tomarme mi té de por la tarde con alguna que otra galletita; o un trozo de bizcocho de esos del Dia, que me encantan; o un trozo de chocolate… ¡ñam ñam!

Soy consciente de que no debería llegar a casa tan cansado, ya que trabajo en un laboratorio; no en una mina, o en la construcción. Y tampoco es que madrugue demasiado; entro más o menos a las 9 de la mañana, y con despertarme a las 8.10h me basta y me sobra, ya que vivo en Madrid, y trabajo en Madrid (que no en Getafe, Tres Cantos o Alcobendas).

Supongo que será la poca costumbre de tener un horario de trabajo. Aún necesito tiempo para estar menos cansado por las tardes y, así, aprovecharlas mejor. Pero es muy fuerte que, entre las vacaciones de Semana Santa y estas dos últimas semanas, llevo prácticamente ¡un mes sin ir al cine! Es tan grave que nisiquiera he ido a ver Slumdog Millionaire, cuando yo suelo ver siempre la peli que gana el Oscar a la Mejor Película, cada año.

cine-sala

Eso no quiere decir que no haya visto películas en todo este tiempo. Pero he de recuperar mi pasión por la sala, por las butacas, por la pantalla grande.

He de solucionar esto en breve. Uno tiene que cambiar las malas costumbres… ¿pero las buenas?