El hielo es atractivo

27 01 2010

Llevaba unos meses esperando ver la última película de un director difícil de asimilar, pero hasta ahora muy brillante. Me refiero a Das weisse band (La cinta blanca), del austriaco Michael Haneke.

Basándome en las películas que visioné en su momento, pertenecientes a su filmografía, puedo afirmar que me ocurre algo bastante sorprendente con este cineasta. Su forma de narrar es fría, gélida, punzante; a la vez que de una coherencia y visión crítica del ser humano, de la sociedad, intachable y efectiva. Seguramente, esta combinación tan especial es la que ha creado una atracción absoluta hacia su cine por mi parte, ya que no es fácil para un ser completamente expresivo y visceral como yo verse seducido tan magnéticamente a planteamientos cinematográficos tan difíciles de digerir, tan punzantes, tan faltos de zonas recreativas para la sensibilidad.

Pues bien, La cinta blanca vuelve a mostrar un planteamiento frío y distante de lo que podría definirse como “intento de atisbar posibles gérmenes de las personas que formaron ese horror político, social, humano… perdón, inhumano denominado Alemania Nazi”.

Con este film, Haneke confirma el dominio narrativo y técnico de su propio ejercicio de estilo, con una madurez formal muy impresionante. El uso del espacio, de la cámara, con ese blanco y negro de fotografía brillante; el trabajo de guión y de actores tan intenso y efectivo… todo enfocado hacia la creación de una película que no olvidas, que no te deja indiferente, que disfrutas… no de la forma habitual, sino a la “Haneke’s way”, única y original.

Si hay algo que adoro de mi sincera y cada vez mayor afición al cine es la sensación que me queda cuando, ya pasadas algunas horas, sigues teniendo planos, rostros, luces reflejadas en espigas de trigo, expresiones de profunda decepción y violencia… como si siguieses sentado en la butaca. Y las ideas que te surgen, que te planteas, al ver un buen film, con intencionalidad crítico-artística, con interesantes visiones personales y propuestas de repercusiones éticas e históricas (en este caso)… son abonos para las neuronas, la sensibilidad personal y la vida, en general y en particular; ahora, mañana y siempre.

Finalmente, os dejo mi última reflexión sobre este film, y del día de hoy: no es necesario ver la nieve posada en la montaña, en un parque, o en una ciudad, para saber que el hielo es atractivo.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

27 01 2010
Dani

Solo puedo decir que tu analisis es sublime, sin mas.

27 01 2010
FINE

Clap, clap, clap… 🙂 ¡¡¡Grande!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: