Un año para recordar

20 12 2009

A punto de finalizar este 2009, me dispongo a evaluar y meditar sobre mi propio balance personal durante el mismo. Así, también aprovecho para despedir este cerebro hasta que comience el inminente 2010, una vez volvamos de las vacaciones navideñas.

Mi balance general es más que bueno, ya que el hecho fundamental de mi comienzo formal en el mundo laboral ha mejorado mi situación vital en todos los sentidos. Además, la pérdida de mi querida “Abu” en el 2008 convirtió todo ese año en un recuerdo complicado, aunque necesario de mantener en las neuronas. Por tanto, la comparación sólo puede desembocar en un balance positivo hacia el 2009.

Ya he publicado, en varias ocasiones, lo feliz que me siento en el grupo donde estoy empezando mi proyecto de investigación; además de con la gente que he encontrado en el hospital, todos ellos investigadores con distintos bagajes pero con un compromiso científico muy ejemplar.

Casualmente, este mes uno de estos compañeros ha leído su tesis doctoral, convirtiéndose para mí en la primera a la que asisto. Fue muy emocionante ver como exponía su trabajo de tantos años de absoluta dedicación; sobre todo, me pareció muy hermoso cómo sus familiares seguían, con mucho nervio contenido, todo lo que ocurría en la sala. Sus caras de orgullo tras la nota del tribunal fue el ejemplo perfecto de lo que uno siente cuando se quita un peso considerable de encima.

Seguro que asistiré a muchas más tesis de otros compañeros; algunas de ellas en muy poco tiempo. Hasta que llegue un día (espero que así sea) en que lea la mía propia, delante de mi propio tribunal, con mis propios familiares y amigos; y, sobre todo, mis propios nervios y miedos. Pero para eso aún queda mucho…

Otro ingrediente para que este año se haya redondeado tan bien ha sido el éxito de mi hermana al adquirir su plaza de maestra. Su vida ha cambiado y, sobre todo, se ha estabilizado desde ese día y para siempre (a no ser que entremos en guerra nuclear, o algo por el estilo…). Al tratarse de mi hermana, su felicidad es un contagio absoluto de la mía, y viceversa. No hay mucho que añadir en este sentido, salvo la satisfacción y el orgullo de un hermano que adora a su hermana.

Hay personas que han aparecido en mi vida, y varias de ellas parecen pretender quedarse en mi tren. Bueno, más que parecer, deseo fervientemente, además de egoístamente, que así lo hagan, ya que se han convertido en apoyos fundamentales en mi vida actual. No sé cuánto tiempo viajaremos juntos, pero no voy a intentar averiguarlo; sólo procuraré disfrutar del viaje con cada una de ellas, dure lo que dure. La mayoría de ellas son del trabajo, y espero que si leen esto en algún momento, sepan darse por aludidas.

Una de ellas, mi querida Verita, no lo está pasando muy bien en estos momentos, así que intentaré focalizar mi energía hacia una buena resolución de su circunstancia personal, mezclada con todo el cariño que nuestra amistad representa y la hace una realidad cotidiana y vital para mí.

Y poco más puedo añadir. Ya hace días que espero mi viaje a casa por Navidad, como el del anuncio del turrón que emiten cada año por estas fechas. Mañana volaré hacia allí, lo que significa que el cerebro de Mapki descansará durante las próximas semanas.

Pasadlo muy bien estas fiestas, y recibid el nuevo año con la mejor sonrisa. No todos estamos felices, ni todos tenemos que celebrar lo mismo. Pero hay que empezar bien siempre, dentro de las circunstancias concretas de cada uno.

Os deseo lo mejor, y aprovecho para autodesearme una expresión de neuronas en progreso para el 2010; es decir, la continuidad de este pequeño rincón del ciberespacio.

¡Hasta Pronto!

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

21 12 2009
FINE

Qué bien hablas peque!!! Tienes razón, ha sido un año muuuy intenso… Y los que nos quedan 😉 Besos Mil!!!

26 12 2009
pasoxmimente

Feliz Año!!

8 01 2010
dusher

Esperemos que el 2010 continúe igual de bien 🙂 y con muchas actualizaciones!

9 01 2010
Pisaverde

Bueno… supongo que ese compañero que leyó la tesis fui yo. Lo de la emoción familiar no lo noté, igual que no noté mientras daba la charla a la gente que entró en la tesis tarde o cuando encendieron sin querer todas las luces…
Pero una cosa si que puedo decir: SE QUEDA UNO MÁS ANCHO QUE LARGO.

En cualquier caso, has de saber que todo pasa, y que cuando te llegue el momento fliparás con lo rápido que se pasan “n” años de experimentación y que en el fondo lo de leer la tesis es igual que cumplir años, que por mucho que te digan que eres mayor, tu te sientes igual que siempre…
La verdad es que por mucho que nos quejemos de las becas, etc, somos unos privilegiados, porque en nuestra profesión está permitido PENSAR. Y es un gustazo…

Ahí quedó…
Un abrazo.

9 01 2010
mapki

Gracias por seguir abonando este cerebro! Espero escribir de nuevo en breve… espero…

Por supuesto que me refería a ti, Pisaverde! Y de mayor nada, que estás hecho un teenager! Un abrazo! Quiero jugar a la Wii!!! jeje

Un besazo a tod@s! Gracias once and once again!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: