Robos, globos y sombras

16 09 2009

Seguramente, haya pocos tríos tan dispares como los que forman las tres películas que me voy a atrever a comentar.

La primera de ellas es, simplemente, una joya de la animación, y del cine seguramente. Me refiero a lo último de la factoría Pixar, Up (Pete Docter y Bob Peterson). Esta historia, entrañable y divertida, vital y humana, te hipnotiza desde el magistral principio, hasta todas las aventuras que viven un peculiar anciano y el boy scout más crack de la década.

up

El guión es un portento y el dominio técnico resulta en una fuerza visual pocas veces vista; y mucho menos en la animación. La música, aunque simple, es bellísima y te acompaña en este viaje de manera muy efectiva. Es absolutamente recomendable, seas quien seas, te guste lo que te guste. Hay que ser muy poco humano para no disfrutar de Up.

El siguiente film del que os hablaré es lo último del director Michael Mann: Public Enemies. Un montaje de una calidad técnica y un absoluto sello personal convierten lo que podría haber sido un clásico biopic sobre un ladrón de bancos; en una película vibrante, inteligente y deslumbrante.

publ

El guión dibuja de manera muy acertada a cada uno de los protagonistas, entre los que destacan un agraciado (como siempre) Johnny Depp, un efectivo Christian Bale y una más que correcta Marion Cotillard. Las escenas de los robos y las persecuciones son electrizantes, y la cámara nunca se olvida del ser humano que hay detrás de casa rostro, de cada situación. Todo un logro del cine comercial estadounidense.

Por último, quería hablar de una película que he adquirido últimamente; considerada, según muchas fuentes cinematográficas consultadas, la primera obra del cine independiente estadounidense. Se trata de Shadows, del director John Cassavetes.

shadows

La improvisación es el intrumento de trabajo para la realización de esta rareza, llena de libertad, de estilo underground, de gamberrismo y frescura; todo ello, en los años 50-60, de cara al establishment “made in Hollywood” tan poderoso entonces.

El trabajo de los actores es genial, porque notas que son principiantes no por su mala calidad, sino por la naturalidad y sinceridad a la hora de contruir sus personajes. El sello Cassavetes se reconoce, aunque falten algunos años para sus grandes películas. Sin duda, una delicia de séptimo arte.

Pues ya veis, las pelis tan dispares que os comento. Y es que el cine es así; tan dispar, pero tan placentero…

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: